Blog Delatierra

 

DSC_0150

Haciendo inventario descubrimos que teníamos dos botellas de este vino, una de 2007 y otra de 2008 y por supuesto estábamos deseando catarlo para ver qué nos encontrábamos. Ya sabíamos el buen trabajo que hacen en bodegas Can Ràfols dels Caus y que los 18 meses en depósito de acero ayudarían a que su vida se alargara pero no nos esperábamos un vino así. El color amarillo dorado nos contaba que los años habían pasado por él, el 2007 tenía aromas un poco oxidados que nos recordaba un poco a los vinos jerezanos sin embargo en boca nos sorprendió por su estructura y su acidez todavía latiendo. El 2008 también tenía ese color amarillo dorado pero en nariz era diferente, conservaba los aromas a fruta de hueso, lleno de flores sobre todo blancas y recuerdos de almendras, en boca su entrada es viva pero serena, con esa acidez, que creemos que es el motor de los grandes vinos, muy marcada y con un trago fácil y muy muy agradable. Elaborado sin insecticidas, de manera ecológica con las variedades Xarel-lo, Chardonnay y Chenin blanc, con un mimo y cuidado que lo podemos percibir en cada sorbo. Vinos como estos hacen que nos enamore aún más nuestro trabajo, sin nada de barrica y después de 6 años seguía vivo y con personalidad. GRANDE

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *