Blog Delatierra

Ganador Concurso Magnum Pittacum

Ya tenemos ganador de nuestro concurso. Tenemos que admitir que esta vez el tema no era fácil, unir historia y vino, relacionar la época griega y romana con el vino… Pero aún así lo habéis bordado tod@s!! Gracias porque os lo habéis currado un montón.

Después de deliberar y votar el ganador es Roberto y su comentario es:

Porque las cosas cambian todas tanto… El vino forma parte, junto al amor, de las delicias de la vida. El vino se relaciona con los placeres sensuales y el beber bien pertenece a la cultura del erotismo. Encontramos a lo largo de nuestra literatura cómo el erotismo báquico embriaga a los protagonistas, como es el caso de Giacomo Casanova en Historia de mi vida. Antes de llegar a reconocer la erótica del vino en este conquistador italiano, debemos recordar la tradición de la que se nutre éste galán. En la Grecia Arcaica (pilar de nuestra civilización) Paris, el raptor de Helena, conquistó a la joven porque le fue debilitando la voluntad con buenas dosis de vino de Troya. Tal vez esto fue a causa de que en la mitología Afrodita otorgó sus favores a Dionisos. Y eso hace que el vino despierte a los sentidos, tranquilice la exigencia de la razón y ceda a los deseos del corazón. Dionisos era dios de la embriaguez divina y el amor más encendido. Las mujeres eran las más fieles seguidoras del dios, en forma de nodrizas, amantes o frenéticas bacantes. La locura de estas mujeres está representada en las posesiones que el dios ejercía sobre las “menades” a las afueras de la ciudad. Estas mujeres eran arrastradas por el delirio del vino y se veían empujadas a comportamientos salvajes. También se las llamaba “bacantes” y como cuenta la obra de Eurípides, enloquecían de tal modo que eran capaces de comerse hasta a sus propios hijos si se las espiaba en sus secretos ritos. Este dios, propiciador de placeres, goza de una vida muy promiscua en las historias ancestrales. Sus más famosas conquistas son la mortal Ariadna y la diosa del amor profano, Afrodita-Venus. Así que en Giacomo Casanova encontramos la figura del conquistador de la voluntad de las mujeres que ya se intuía en la tragedia griega. Jugar al amor cuando uno esta ebrio es una usanza casi tan antigua como el mismo vino. Los “Octavos”, juegos originarios de la Grecia Magna, eran ritos erótico-dionisíacos que consistían en beber tantas copas de vino como letras formaban el nombre de la amada. Así el banquete griego que en un principio utilizaba el vino para filosofar se sexualiza. “Donde no hay vino, no hay amor” Eurípides. Salud!

Nosotros amamos los vinos que vendemos y vendemos los vinos que amamos así que viva el vino y viva el amor!! Enhorabuena a Roberto y en Delatierra Nirio le esperamos encantados para que recoja su premio líquido y lo disfrute “acompañado” 😉

4 Comments

Roberto
Que contento me habéis puesto esta fría mañana! Que hay que hacer para recoger este delicioso premio?!
    Roberto
    Disculpad, no había leído bien y poner de pasar por la tienda... Habria posibilidad de que lo enviarais por correo? Yo vivo en Suiza, pero si lo pudierais enviar a madrid (yo cubriría los costes claro) de ahí ya me lo podrían traer.. perdón por las molestias y continuad el buen trabajo en la tienda
      Tienda Sevilla
      Por supuesto Roberto que te lo mandamos a Madrid. Nos ponemos en contacto contigo por privado :) Ese premio lo tienes que disfrutar sí o sí jejeje
        Roberto
        Muchas gracias, ya os he agregado en Facebook (Rising Sun)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *